93 415 22 44 | 91 310 30 08

Narcís Serra, expresidente de Catalunya Caixa, y Adolf Todó, ex director general de la caja, representados por Pau Molins y Juan Segarra, han declarado en la Audiencia Nacional que en todo momento el Banco de España tuvo infor­mación rigurosa sobre la gestión de la entidad, en respuesta a las diligencias abiertas por el presunto agujero detec­tado en la caja de ahorros por importe de 720 millo­nes de euros y atribuido a diversas inversiones in­mobiliarias fallidas. Los comparecientes abando­naron la  Audiencia sin medidas cautelares el pasado 20 de febrero, pero manteniendo la condi­ción de investigados.

Como apunta La Vanguardia en su edición de 21 de febrero, Pau Mo­lins, defensor de Serra, manifestó a su vez que la denuncia presentada es “contradictoria”, porque contempla dos fases que sitúa en un mismo plano, y no tiene debidamente en cuenta que en la segunda de ellas se llevaron a ca­bo desinversiones, precisamente para reducir los riesgos inmobiliarios que se estaban asumiendo.

Descarga noticia completa de LA VANGUARDIA en este link

Créditos de la foto: Emilia Gutiérrez – LV